Buscar

Cómo llegar a ser un buen comunicador y dejar atrás los nervios


Constantemente, muchas personas se preguntan cómo dejar de sentir miedo y nervios al hablar en público. Es una de las situaciones que más preocupa a quienes desean progresar en el arte de hablar y comunicarse en público. Hoy comparto contigo, seis consejos que pueden servirte de gran ayuda.


1. Nada te impide volver a empezar

Lo mejor que puedes hacer para mejorar como comunicador, es comprender que cada nueva presentación es una oportunidad de volver a empezar. Nada de lo que hayas podido hacer en el pasado, es capaz de imponerse en el presente. Aunque no lo creas, cada instante es nuevo. No hay otro secreto, simplemente: Volver a empezar.


2. No tengas miedo a ver tus errores

Aprende a ser sensible y a escuchar esa voz interior que te dice que algo no funciona. Esto no significa que no vayas a poder mejorar, sino que lo que estás haciendo no te va a dar el resultado que esperas. Ser capaz de admitir que algo no funciona te acerca a lo que sí funciona.


3. No elijas el camino más fácil

Si cada vez que te surge un problema eliges el camino más fácil, volverás a encontrarte con él más adelante. No evadas las dificultades. Enfréntate a ellas. Acostúmbrate a tomar el camino más difícil y muy pronto todos te parecerán fáciles.


4. Aprovecha cualquier oportunidad para aprender algo nuevo

Cada presentación es distinta. No hay dos iguales. Acepta esta invitación a aprender algo nuevo, por pequeño que sea, que te acerque a tu deseo de mejorar como comunicador. Aprende algo nuevo cada vez que hables en público y súmalo a tu experiencia.


5. Entiende que tus conclusiones te imponen limitaciones

Si comprendes realmente que en cada instante puedes aprender algo nuevo, entonces, verás que detrás de cualquier conclusión a la que llegues (especialmente sobre ti mismo), se esconderá una limitación, por ejemplo: ¨No soy bueno hablando en público¨. ¨Soy un comunicador bastante llano¨, ¨Hablo, pero la gente no me escucha¨. Estas y otras conclusiones similares no ofrecen más que falsas certezas, es por eso que no te puedes encerrar en ellas. ¡Descubre que siempre puedes llegar más alto!


6. No tengas miedo de tener miedo

La próxima vez que empieces a sentir miedo, procura distinguir entre los hechos y las sensaciones de la situación en que te encuentres.


Es un hecho que dentro de unos minutos estarás delante de una audiencia, pero no es un hecho que te vayas a quedar en blanco. El miedo de olvidar tu discurso sólo se hará realidad si sigues insistiendo en él. Estos miedos no son más que ejemplos de un uso equivocado del pensamiento. No tienes por qué pensar de ese modo. Estos son pensamientos, no hechos.


La conclusión de nuestro episodio 39, es que, si perseveras en tu deseo de aprender a comunicar y a conectar con tus audiencias, lo lograrás. De verdad, no hay otro camino. Todos los grandes comunicadores que admiras han dado los mismos pasos que tú. Todos se han caído cien veces para volver a levantarse otras cien. Todos se han formado en la mejor escuela que existe: Hablar en público siempre que surja la ocasión, ya sea ante dos, ante veinte o ante trescientas personas. Se mejora con la práctica. Te garantizo que si perseveras, tú también lo lograrás.

🎤 ¡Comunícate!

⭐ Recuerda: Lo que no se comunica, simplemente no existe.


3 vistas0 comentarios