Buscar

¿Cómo ser un orador carismático?


¿Te cuesta trabajo conectar con las personas, inspirarlas y lograr su apoyo al momento de presentar tus ideas? Si es tu caso, necesitas una dosis de carisma. ¡Aquí te muestro tres trucos de oratoria carismática!


¿Te has fijado que hay personas que cuando entran a una sala o se suben a un escenario te atrapan? Sin saber cómo ni por qué, no puedes dejar de prestarles atención. Tienen una energía magnética que hace que quieras estar cerca de ellas.


Esa energía se llama carisma y no es más que la capacidad de atraer a los demás a través del comportamiento (en gran medida no verbal). Mediante la manera en la cual interactúan, las personas carismáticas logran inspirar, impresionar y energizar a las personas.


Tener un alto nivel de carisma natural es una cualidad muy poderosa, porque te ayuda a:

  • Caer mejor y conectar

  • Liderar eficazmente

  • Ganarte la confianza de los demás

  • Lograr que adopten tus ideas

Por suerte, el carisma no es una cualidad innata y única de personas extrovertidas. Es una habilidad que puedes aprender y practicar, si te lo propones.


¿Cuál es el peligro de no mostrar tu carisma natural al presentar tus ideas?

  • No podrás sostener el mensaje de manera natural y tendrás que estar mirando mucho tus notas o la pantalla de tu presentación.

  • Puedes parecer ausente y hasta no capacitado.

  • Podrías hablar de manera repetitiva y muy rápido.

  • Te fluirán las ideas de una manera más lenta.

Según un libro de Olivia Fox, que trata sobre la oratoria carismática, existe una fórmula para la oratoria carismática, que consiste en: Presencia, seguridad y cercanía.


* Presencia. Se refiere a estar presente aquí y ahora, prestando toda tu atención al momento y a las personas que tienes en frente.


Tener la cabeza en otro lugar, sea por la razón que sea, dificulta estar presente.

Muchas veces, el no estar presentes es producto de la inseguridad y es que la falta de costumbre al hablar en público nos pone nerviosos y hace que queramos acabar para salir corriendo.


Esto tiene como consecuencia que hablamos de prisa, nos movemos de manera repetitiva y rápida y, en general, mostramos intranquilidad.


Una clave que ayuda a estar presentes es la calma. La sensación de calma promueve hablar más despacio, hacer pausas frecuentes, moverse con naturalidad.


Es por esto que, como te he comentado en otros episodios, debes tratar de llegar al evento o a la reunión con antelación, evita correr, respira profundo y ten un interés genuino por aportar valor.


* Seguridad. Es tener la convicción absoluta de lo que vas a decir.


El problema es que, por falta de práctica, es habitual vernos en un escenario llenos de nervios, mostrándolos en forma de muletillas, tropezándonos con las palabras y dando la impresión de que no estamos convencidos de lo que decimos.


La convicción al presentar tus ideas viene de tres lugares:


1. Hablar de temas que conoces. Sólo si los conoces bien hablarás desde la autoridad.

2. Hablar de temas en los que crees profundamente. Porque creértelo transmite entusiasmo y éste se contagia.

3. Prepararte. Porque, aunque sepas mucho de algo, no necesariamente has dicho las ideas que vas a presentar. Y sólo al prepararlas de antemano, éstas se ordenan en la cabeza.


Si quieres transmitir convicción, habla de lo que sabes, de lo que crees y de aquel tema que hayas preparado bien.


*Cercanía. Es transmitir confianza y calidez, como haces frente a quienes conoces bien.

Lamentablemente, al hablar en presentaciones y reuniones, en muchas ocasiones sonamos forzados, robóticos, monótonos. Y esto no es natural y, por tanto, no conecta.


Para conectar con las personas a nivel humano cuando presentas tus ideas tienes que dejar de pensar en que estás hablándole a un grupo de personas y, en su lugar, debes pensar que lo haces una persona a la vez.


Cuando buscas el contacto visual individualizado, una persona a la vez, manteniendo la mirada durante toda una idea antes de pasar a la siguiente persona, es más fácil creer que estás hablando uno a uno.


Acércate a tu público tratando siempre de hablarle a una persona a la vez y conectarás de manera profunda con éste.


¡Como te decía al inicio, el carisma no es innato. Se desarrolla, y cuando lo desarrollas, conectas con las personas, te ganas su confianza y obtienes su apoyo!

🎤 ¡Comunícate!

⭐ Recuerda: Lo que no se comunica, simplemente no existe…

6 vistas0 comentarios