Buscar

Tres beneficios inesperados del miedo de hablar en público


Te parecerá increíble que pueda existir algún beneficio de hablar en público si quizás para ti es lo peor del mundo. Pues quiero invitarte a que por primera vez veas, el lado positivo del miedo al momento de hablar en público.


Estamos acostumbrados a que el miedo siempre sea algo perjudicial, por eso te animo a que cambies totalmente ese pensamiento.


Para iniciar, debes saber que expertos han demostrado que no son las situaciones en sí las que desencadenan ansiedad, sino que es nuestra propia interpretación de los hechos, lo que la provoca. En otras palabras, no es lo que te pasa, sino cómo lo tomas.


Cuando hablamos de lo que nuestra mente considera un peligro, es decir del contenido u origen de nuestro miedo, puede ser muy diverso el resultado. Por ejemplo, hay personas que temen ser juzgadas o evaluadas negativamente por los demás; otros temen quedarse en blanco en medio de su presentación; personas con un elevado grado de autoexigencia temen no realizar una exposición perfecta y otros, tienen miedo a que se les note lo extremadamente nerviosos que están.


En todos los casos, es importante que sepas que en el origen de la emoción van a estar tus pensamientos como responsables de generar la respuesta de miedo o ansiedad, y que el modo en el que manejes estos pensamientos será la clave para controlar y regular tus emociones en un escenario.


Aquí te cito tres beneficios inesperados del miedo de habar en público, que puedes utilizar a tu favor:


1. El miedo muestra que la audiencia te importa

Si no sientes miedo, ¿De verdad crees que te interesas por la audiencia?


Vamos a realizar una comparación, ¿Cómo te sientes cuando haces un regalo a una persona muy querida para ti? Lo normal es que sientas una mezcla de alegría, gozo e ilusión, por un lado; y nervios, inquietud y temor, por otro.


Si al hacer el regalo no sintieras nada de nervios, ¿No crees que sería muy mala señal? Estaría indicando que en el fondo esa persona a la que le darás el regalo no te importa demasiado, así que, a partir de ahora, cada presentación que tengas que realizar en público, trata de mirarla como un extraordinario regalo.


2. El miedo te prepara para un alto rendimiento

Las personas no rendimos más cuando estamos totalmente en calma ni cuando estamos totalmente estresados, sino que nuestro mayor y mejor rendimiento se produce en un punto intermedio. Sentir un cierto nivel de nervios no solo es natural, sino yo diría que es incluso, hasta necesario.


La clave está en controlar tus nervios y apostar siempre a la preparación y a la práctica.


3. El miedo es una fuente de energía que puedes canalizar positivamente

El miedo que experimentas durante algunas presentaciones está basado en la descarga de adrenalina.


Es la forma natural que tiene tu cuerpo de prepararte para momentos cruciales. Hoy en día, las presentaciones se han convertido en uno de los momentos más cruciales para muchas las personas, por no decir, que para la mayoría.


Entonces, utiliza esa adrenalina para inyectar motivación en tus palabras y que ese mensaje que vas a transmitir sea memorable. A medida que vayas avanzando en tu exposición, verás que esta fuerte energía de temor irá disminuyendo estando presente pero como motor de impulso y no de freno.


Hablar de manera eficaz y sin miedo ante una audiencia, no es algo que se herede genéticamente, todos podemos aprender y perfeccionar esta actividad hasta sentirnos cada vez más a gusto e incluso crear un estilo personal de hablar ante los demás. ¡Los buenos oradores también sienten miedo, sólo que lo utilizan a su favor y como impulso para dar lo mejor!

🎤 ¡Comunícate!

⭐ Recuerda: Lo que no se comunica, simplemente no existe.



3 vistas0 comentarios